Icono del sitio Clinica Doctor Gimillo

Bulimia nerviosa

Bulimia nerviosa

Bulimia nerviosa

La Bulimia Nerviosa (B.N.) es un trastorno mental, que se caracteriza por un comportamiento anómalo en la alimentación, pues episódicamente surgen deseos irrefrenables de comida que desencadenan “atracones”.

Descrita por G.F.M. Russell en 1980 como un trastorno que a diferencia de la anorexia nerviosa no presenta manifestaciones clínicas escandalosas y que en la mayoría de los casos es compatible con una adaptación social aceptable.

Este anómalo comportamiento de alimentación se acompaña de métodos compensatorios inapropiados, destinados a evitar la ganancia de peso (provocación del vomito; uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas; realizar ejercicio físico intenso; ayunos de uno o más días, etc.).

Todo ello se encuentra muy influido por una sobrevaloración por parte de la persona de la silueta o el peso corporal, con excesivo énfasis en el miedo a ganar peso, el deseo de adelgazar o la insatisfacción respecto al propio cuerpo. Con frecuencia hay antecedentes de anorexia nerviosa.

La bulimia se asemeja a una adicción, en la que la sustancia de abuso es la comida.

¿CUÁNDO Y DE QUE FORMA EL CONSUMO EXCESIVO DE COMIDA SE CONSIDERA UN “ATRACON”?

Un atracón es la ingesta en un corto periodo de tiempo, generalmente inferior a dos horas, de una cantidad de comida superior a la que la mayoría de los individuos comerían en situaciones habituales, pero no en celebraciones.

La ingesta del alimento suele ser muy rápida y puede durar hasta que el individuo “no pueda más “o incluso a que llegue a sentir dolor por la plenitud.

Estos atracones son de comida variada, aunque frecuentemente se trata de dulces o de alimentos de alto contenido calórico. No necesariamente se tienen que producir en el mismo lugar ya que pueden comenzar en un restaurante y seguir después en casa.

Se suelen acompañar, sobre todo al inicio del trastorno, de un estado de excitación cuando se atraca de comida. También se acompaña de una sensación de pérdida de control.

Un estado de ánimo de malestar disfórico, una situación de estrés, el hambre intensa secundaria a una dieta severa o los sentimientos relacionados con el peso, los alimentos o la silueta pueden desencadenar estos episodios.

Los sentimientos de vergüenza que esta conducta de “atracones” generan, hace que estos se realicen a escondidas o lo más disimulados posibles. También tras el ”atracón” se suelen provocar en el individuo sentimientos de autodesprecio y estado de ánimo depresivo.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Peso corporal normal o un 10% por encima o por debajo del peso normal.
  • Control alimentario nulo con “atracones”.
  • Estado nutricional normal.
  • Episodios de atracones con sentimiento de pérdida del control sobre la ingesta.
  • Conductas compensatorias de control del peso mediante conductas restrictivas (dietas estrictas, ayuno, ejercicio excesivo) o purgativas (vomito autoinducido, laxantes, diuréticos y enemas).
  • Percepción de su imagen corporal con insatisfacción.
  • Alteración de la percepción de la forma y del peso corporal.
  • Evitación de situaciones sociales por causa de su imagen corporal.
  • Miedo intenso a ganar peso y su vida gira en torno a esa preocupación.
  • Exagerada influencia del peso y la silueta en la autoestima.
  • Sentimientos de culpa, disgusto o vergüenza tras la ingesta.
  • Ansiedad después de comer.
  • Irregularidades menstruales o amenorrea.
  • Existencia de comidas prohibidas que pueden ser desencadenantes de un atracón.

Diagnóstico

CLASIFICACION DE LA DSM-5

  • Presencia de “atracones” recurrentes.
  • Conductas compensatorias inapropiadas de forma repetida con el fin de no ganar peso.
  • Estos atracones y conductas compensatorias, tienen lugar al menos como promedio dos veces por semana durante al menos un periodo de tres meses.
  • La valoración de sí mismo de esta persona, está excesivamente influida por el peso y la silueta corporal.

Tipos de Bulimia

Existen dos tipos clínicos:

Tipo Purgativo

Durante el episodio bulímico el individuo tiene conductas compensatorias de provocación del vomito y/o de uso de laxantes en exceso, diuréticos o enemas.

Provocación vomito

Tipo no Purgativo

Durante el episodio bulímico el individuo utiliza el ayuno o el ejercicio excesivo como conducta compensatoria.

Mujer gimnasio

Enfermedades que no son Bulimia

  • Los atracones que se producen en el trascurso de una anorexia nerviosa tipo purgativo, que en este caso cursa con pérdida importante de peso y amenorrea.
  • La ingesta excesiva que se puede producir en la depresion con sintomas atipicos, pero en la que no se producen conductas compensatorias.
  • Ir “picando” comida todo el día.
  • Trastorno por atracón, pero aquí no hay conductas restrictivas previas ni compensatorias posteriores. Es propio de personas con sobrepeso.
  • Los atracones del trastorno de personalidad limite, pues están incluidas en las conductas impulsivas de este trastorno.

¿Es una enfermedad frecuente?

La prevalencia entre las adolescentes y las jóvenes adultas es de entre el 1% – 3% de la población de los países industrializados. En los varones es diez veces menor.
Suele iniciarse al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta, después o durante un periodo de régimen dietético.

¿Cual es el pronóstico?

El pronóstico es más optimista que en la anorexia nerviosa, consiguiéndose tras seguir tratamiento, remisiones de casi el 90% de los casos.

¿Cómo afecta a la salud física y emocial la Bulimia?

Emocionales

  • Frecuentes síntomas depresivos y baja autoestima.
  • Elevada ansiedad con desarrollo de temores a las situaciones sociales.
  • Tendencia al abuso y dependencia de sustancias como el alcohol o los estimulantes.
  • Mayor tendencia a conductas compatibles con el trastorno de personalidad limite, constituyendo los casos más graves y que son denominados “Bulimia multi-impulsiva” (mentiras, hurtos, promiscuidad sexual, tentativas de suicidio, autolesiones, etc.).
Mujer afectada emocionalmente

Físicas

  • Peso: No presentan una alteración significativa del peso, que se encuentra dentro del margen normal.
  • Dientes: Los vómitos frecuentes pueden dar lugar a una pérdida importante y permanente del esmalte dental sobre todo los incisivos que aparecen rotos o carcomidos.
  • Glándula parótida: Que puede inflamarse consecuencia de los vómitos y que encontramos engrosadas.
  • Dorso de la mano: Pueden encontrase callos o cicatrices producidos al introducir los dedos en la boca para producirse el vómito (signo de Russell).
  • Esófago: Esofagitis producidas por los vómitos y también desgarros esofágicos producidos en los esfuerzos para vomitar.
  • Desequilibrios hidroelectrolíticos producidos por las purgas.
  • Estomago: Dilatación y también roturas gástricas agudas que pueden ocasionar la muerte.
Metro de medir mesa comer

Causas de la Bulimia

El desarrollo de una bulimia nerviosa en una adolescente o en una joven adulta estará en relación con su personalidad de base, en la que predominaran las personalidades de rasgos histriónicos, evitativos, límites y psicopáticos.
Los rasgos de personalidad más frecuentes son de una tendencia al aislamiento relacional, las necesidades de dependencia, las dificultades de control de impulsos, el desarrollo incompleto de las relaciones adultas y reciprocas y la tendencia a la depresión y la ansiedad.
También son muy frecuentes los rasgos perfeccionistas, la baja autoestima y tendencia a la culpabilidad.
Para muchos de estas adolescentes, la bulimia se identifica como “el mejor amigo”. Al igual que ocurre con otros trastornos adictivos, una sustancia pasa a ser tranquilizadora y un apoyo, pues no se logran interacciones de apoyo satisfactorias con otras personas y así el alimento es consumido en un intento de llenar la soledad y vacío psicológico que está destinado al fracaso. Existen casos mas graves, en los que ese déficit relacionado con la vivencia de vacío del trastorno límite de personalidad.

Tratamientos

Siempre que sea posible el tratamiento debe ser ambulatorio para así mantener la integración social y académica del paciente.

Tratamiento Psicofarmacológico

Antidepresivos IRS: Fluoxetina 60 – 80 mgr./ dia.
Antiepilépticos: Topiramato 100 mgr./ dia

Bulimia nerviosa medicamentos

Psicoterapia

Psicoterapia psicodinámica individual

Su objetivo es ayudar al paciente a superar el curso de su adolescencia y conseguir su integración social

Psicoterapia de grupo

Dirigidas a las pacientes bulímicas (“Grupo de pacientes”) o a la familia (“Grupo de padres”). Su orientación podrá ser psicodinámica o bien cognitivo-conductual.

Terapia cognitivo – conductual complementaria

Destinada a disminuir los atracones y los vómitos a corto plazo.

Psicoterapia

Terapia basada en la familia (Psicoeducación, orientación y consejo familiar)

A todas las familias se les debe proporcionar sesiones de orientación que refuercen su papel de colaboradores en el tratamiento, proporcionándoles información, apoyo y motivación, con objeto de conseguir una atmósfera de trabajo positiva.
Al ser los síntomas bulímicos muchas veces desconocidos o infravalorados, pues el paciente esconde la gravedad de su trastorno y al mismo tiempo su aspecto físico no está muy afectado, es preciso poner en evidencia de forma abierta el trastorno existente y su gravedad.
Ante la frecuente ambivalencia de la paciente sobre su bulimia y el intento de resolverlo, se pueden producir importantes desacuerdos entre los padres y la hija, por lo que es importante crear una fuerte alianza terapéutica con el terapeuta antes de abordar las conductas bulímicas.
La familia será la encargada de poner límites a la conducta del paciente, por ejemplo, cerrando la cocina con llave, trasmitiendo al terapeuta el peso y la conducta alimentaria del paciente, etc.

Educación Nutricional

Seguimiento de un plan nutricional que ayude a lograr hábitos nutricionales saludables en los que no se restringa la ingesta y se coma con regularidad (intervalos entre cada comida de 3-4 horas, no omitir ninguna comida, introducción paulatina de “alimentos prohibidos”, no computo calórico etc.).

Hospitalización

Hospitalización completa

Su objetivo es controlar y tratar alteraciones biológicas, reducir los síntomas alimentarios, y eliminar las conductas compensatorias, a fin de proseguir el tratamiento ambulatorio.

Se utiliza para romper el círculo vicioso de atracarse y vomitar.

Esta hospitalización, a menos que existan alteraciones psicopatológicas graves, debe ser corta, no superando las dos semanas para no se trasforme la hospitalización en un refugio.

Criterios de ingreso hospitalario completo:

  • Alteraciones electrolíticas
  • Alteraciones ECG
  • Hematemesis reciente
  • Ideación autolítica grave
  • Presencia de trastornos psicopatológicos graves
  • Desorganización conductual grave
  • Autolesiones importantes

Hospitalización parcial

Si los síntomas no son graves en lugar la hospitalización total, nos inclinaremos por una hospitalización parcial (hospital de día), la cual podrá tener una mayor duración en el tiempo.

Los objetivos de esta hospitalización parcial serán, además de la normalización de las conductas alimentarias, reducir las alteraciones de la imagen corporal, establecer hábitos de ejercicio físico saludables, mejorar la autoestima y la adaptación general.

Criterios de alta definitiva tras el tratamiento

La no aparición de atracones ni conductas compensatorias durante un año y la carencia de alteraciones psicopatológicas o asociadas que precisen tratamiento, son los criterios de un alta definitiva.

Bulimia palabra
Salir de la versión móvil