Icono del sitio Clinica Doctor Gimillo

El Síndrome de Münchausen desde el Psicoanálisis

Sindrome de Münchausen

Sindrome de Münchausen

El Síndrome de Münchausen fue descrito por primera vez en 1951 por Richard Asher en la revista médica The Lancet. Puso este nombre en honor del famoso barón Karl Hieronymus Freiherr Von Münchausen, conocido como el barón que con las mentiras de sus narraciones convenía a la gente.

Tanto en las clasificaciones de la DSM-IV como en la clasificación de la OMS está clasificado como en los trastornos facticios (artificiales, no naturales …).

Características y criterios, diagnósticos:

  • Fingimiento o producción intencionada de signos y síntomas físicos o psicológicos.
  • Puede ser una sintomatología o una exageración o exacerbación de un trastorno físico preexistente, autoinfligida o también inventada.
  • El paciente asume totalmente el papel de enfermo.
  • No hay incentivos económicos que justifiquen los síntomas (ganancia económica, etc.)

El paciente suele dejarse llevar por una tendencia a mentir intolerable y patológica.

A menudo el paciente tiene un amplio conocimiento de la terminología médica y de las rutinas hospitalarias.

Simulación, Síndrome de Münchausen e histeria

Eisendrith

Producción de síntomas Motivación de Producción de Síntomas
Simulación Consciente Consciente
S. Münchausen Consciente Inconsciente
Histeria Inconsciente Inconsciente

Los pacientes con Síndrome Münchausen son conscientes de que se están produciendo estos síntomas y demás, sienten estos síntomas … pero la motivación de la producción de estos síntomas es inconsciente.

Síndrome de Münchausen por poder

Desde el psicoanálisis se intenta establecer una comprensión de las madres que enferman a sus hijos poniendo en riesgo la vida del menor, desde el lugar de que estas conductas son manifestaciones del inconsciente de la madre y ello no ha sido tramitado por la vía adecuada.

Así mismo en el tratamiento multidisciplinario de este síndrome debe incluirse una psicoterapia de orientación psicoanalítica del sujeto perpetrador (madre), que, considerada como paciente, le ayude a posicionarse en un lugar donde no atente contra la salud de su hijo.

Piedras angulares del síndrome

Triángulo piedras angulares del síndrome Münchausen

Binomio piedras angulares del síndrome Münchausen

 

Nos referiremos al binomio madre-hijo consanguíneo que es el que involucra los mismos aspectos.

El posicionamiento de la madre y el posicionamiento del menor que en ocasiones ya teniendo el dominio de un lenguaje en edad escolar, no dice nada por la posición que juega ante la madre y donde el padre deja al menor a su suerte en las conductas de la madre, donde se juega un deseo.

ABUSO FISICO Y PSICOLÓGICO DEL NIÑO A TRAVES DE LA HISTORIA

“Las hordas primitivas no se interesaban en absoluto en su prosperidad como no estaban adheridas a ningún territorio ……. los niños constituían para ellas una carga y no una riqueza. Prueba de ello es el hecho de que entre los pueblos nómadas siempre hubo cuantiosos infanticidios y muchos infantes a los que no mataban, morían faltos de higiene en la indiferencia total”.

A principios del siglo XIX en las obras de Dickens se describe la costumbre de lisiar y deformar a los niños para que causaran lástima y así poder pedir limosna en las calles de Londres.

En la actualidad lo que en la historia no había sido visto como un abuso, hoy la sociedad da al niño un valor de persona, pero en algunos casos, las personas alrededor de él no le reconocen este valor y son solo un instrumento.

ABUSO O MALTRATO DEL MENOR

Organización de las Naciones Unidas

“Toda forma de violencia, perjuicio o abuso, físico y mental, descuidado y trato negligente, malos tratos o explotación, mientras que el niño se encuentra bajo la custodia de los padres, de un tutor o de cualquier persona que lo tenga a su cargo”

ABUSO INFANTIL Y MÚNCHAUSEN POR PODER (MSBP)

Maltrato físico y psicológico, ya que no se pueden separar los daños físicos de los psicológicos, de un niño, siendo este abusado en cuanto a su salud por sus padres, generalmente la madre, que se comporta en una situación que no se espera de una madre, la cual ejerce un abuso de poder a través de la relación jerárquica que tiene la madre ante el hijo.

FORMAS CLINICAS DE ABUSO INFANTIL

 FISICO

  • Maltrato físico
  • Síndrome del niño sacudido
  • Abuso sexual
  • Abuso fetal

EMOCIONAL

  • Munchaüsen
  • Privación emocional
  • Negligencia social
  • Niños de la frontera
  • Maltrato
  • Abuso sexual
  • Niños de la guerra

MIXTO

  • Ritualismo
  • Munchaüsen por poderes
  • Maltrato físico
  • Abuso sexual

SÍNDROME DE MUNCHÜSEN POR PODER

“Es una forma de abuso infantil en la que uno de los padres induce síntomas reales o aparentes de una enfermedad, con la finalidad de estar en contacto con hospitales y médicos”.

DSM-V : TRASTORNO FACTICIO APLICADO A OTRO

Características diagnosticas:

  • La producción o simulación de forma deliberada de signos o síntomas físicos o psicológicos en otra persona que está a cargo del individuo.
  • Típicamente suele ser un niño la víctima y el perpetrador la madre.
  • La motivación del perpetrador es el deseo de asumir el papel de paciente a través de otra persona
  • No hay incentivo externo que justifique este comportamiento (ganancia económica).
  • El perpetrador induce en la victima o simula un proceso patológico y luego acompaña a éste al médico, negando todo conocimiento sobre la etiología del proceso.
  • La mayor parte de las enfermedades inducidas o simuladas conciernen al aparato digestivo, genitourinario y sistema nervioso central.
  • La victima suele ser un niño de edad preescolar, aunque también pueden emplearse en recién nacidos, adolescentes o adultos.

CRITERIOS DIAGNOSTICOS DSM-V. “TRASTORNO FACTICIO APLICADO A OTRO”

  1. Falsificación de signos o síntomas físicos o psicológicos o inducción de lesión o enfermedad en otro, asociado a un engaño identificado.
  2. El individuo presenta a otro individuo (victima) frente a los demás como enfermo, incapacitado o lesionado.
  3. El comportamiento engañoso es evidente, incluso en ausencia de recompensa externa obvia.
  4. El comportamiento no se explica mejor por otro trastorno mental, como el trastorno delirante u otro trastorno psicótico.

Nota: el diagnostico se aplica al autor, no a la víctima.

TIPOS

  • Episodio único
  • Episodios recurrentes (dos o más)
Sindrome de Münchausen

VARIANTES DEL SÍNDROME DE MÚNCHAUSEN POR PODER

  • Inducido
  • Facticio (enfermedad provocada)
  • Ficticio (historia clínica falsa)
  • Fabricado

CARACTERISTICAS DEL PERPETRADOR

  1. Exagerada preocupación por el problema de salud del niño
  2. Insistencia constante de que el menor padece una enfermedad grave
  3. Necesidad de ser reconocidas como madres ejemplares
  4. Madres que no aceptan la separación del hijo
  5. Presentan rasgos depresivos y baja tolerancia a la frustración
  6. Madres sobreprotectoras y “fuertes” que desplazan la culpa a otras personas
  7. Gran destreza para manipular al personal médico, enfermeras, trabajadores sociales etc.
  8. En su historia puede haber antecedentes de abusos físicos o sexuales, trastornos somatomorfos, trastornos de personalidad o que hayan padecido un trastorno similar en su infancia.

FUNCION MATERNA

  • ¿Para qué ser madre?
  • Si bien, existe un instinto de conservación de la especie, también existe un deseo de complitud en la madre.
  • Puede existir algo que no quedo ligado en la relación con la madre, una ligazón “sana”, en el sentido de no agredir la salud del niño.
  • Las alteraciones en el vínculo materno-infantil están presentes en todas las madres perpetradoras respecto a sus propias madres, produciéndose la deprivación afectiva temprana que está en el origen de todo trastorno facticio.
  • Pero puede haber una falla en la relación madre-hijo que trae como consecuencia conductas inadecuadas en el cuidado del menor ya que la actitud de la madre está más dirigida a calmar al lactante o al niño que a satisfacerlo.
  • Su gesto no está sustentado en un deseo y no busca encontrarse con el deseo del La madre físicamente   presente, esta psicológicamente ausente.
  • En el desarrollo normal la mujer tiene una identificación-madre en el complejo preedípico, antes de entrar en el complejo de Edipo y sentirse castrada. Con el nacimiento de su pareja, sustituirá el deseo del pene anhelado sintiéndose completa, pero en las madres con trastorno de Münchausen quieren reproducir la vida pero no ser madres, en ella existe una identificación con una madre en la que a su vez no había el deseo de ser madre.
  • “El sentimiento materno es enseñado inconscientemente y se constituye en la infancia al contacto y al ejemplo de las mujeres de sus dos ascendencias (materna y paterna). F. Dolto”.
  • ¿Hacia dónde apunta el deseo de ser madre? .Ya que no le importa la salud física o psicológica del niño y al padre no lo tiene en cuenta. Su demanda es estar cerca de las personas que prestan servicios de salud.

FUNCION PATERNA

La relación del niño con la madre es dual, pero existe otro lugar, el que le corresponde a un tercero, el padre. Solo el padre puede arrancar al niño como objeto-falo deseado de la madre.

En el Síndrome Münchausen por poder, el padre puede estar físicamente presente, pero carente de función paterna. “el padre está habitualmente fuera del conflicto, pero cuando está presente carece de autoridad o es indiferente a la suerte del niño y a los peligros que se ciernen sobre él. Parece como si el padre no pudiera arrancar al hijo de la madre, se encontrará anulado por la madre ya que no le toma en cuenta en las decisiones tomadas en el tratamiento del niño, sale pues de la relación madre-padre-hijo, aceptando de alguna manera quedar fuera.

Este padre se suele ver como poco implicado en la dinámica familiar. Suele aparecer como emocionalmente y físicamente distante, quizás muy implicado en su profesión o realizando un trabajo que requieren grandes distancias fuera del hogar. Esto puede producir en las madres perpetradoras un aislamiento y depresión que se ve compensado en el entorno del hospital.

Niña en hospital

EL NIÑO

La ambivalencia que se juega en el niño respecto a la castración o al deseo de la madre es muy relevante. Por una parte, quiere colocarse a partir de la castración en un orden simbólico en la relación madre-hijo-padre y por otra parte teme dejar la identificación con el falo dejando de ser objeto de completud de la madre.

En los menores que son abusados por la madre con trastorno de Munchaüsen por poderes, en muchas ocasiones se dan cuenta de que los agreden y no dicen nada a pesar de que ya tienen una edad y un lenguaje para hacerlo. El origen de ello, puede estar en su temor a dejar esa posición fálica.

Salir de la versión móvil