Icono del sitio Clinica Doctor Gimillo

Trastornos de la personalidad

Trastorno de la personalidad

Trastorno de la personalidad

Los trastornos de la personalidad (T.P.) son alteraciones diversas y modos de comportamiento inadaptados y profundamente arraigados, generalmente reconocibles desde la adolescencia o incluso antes, que expresan un estilo de vida y de relacionarse consigo mismo y con los demás característico y que persisten en la edad adulta.

Consecuencia de estos comportamientos, la persona sufre o hace sufrir a los demás, provocando también consecuencias negativas para ella y para su entorno.

¿Es el trastorno de personalidad una enfermedad psiquiatrica?

Los trastornos de la personalidad no son enfermedades, pues hoy en día ya no se considera al T.P. como una variante más de la enfermedad mental.

Es muy probable que los trastornos psicológicos sean el resultado de una incapacidad de la personalidad para enfrentarse a las dificultades de la vida, más que ser consecuencia de la intrusión de algún problema psíquico.

De esta forma las características de la personalidad se convierten en el fundamento de la capacidad individual para funcionar de una forma mentalmente sana o mentalmente enferma.

¿Cómo puedo saber si padezco un trastorno de personalidad?

Para poder hacer un diagnóstico de trastorno de personalidad deben evidenciarse las siguientes condiciones:

  • El modo de ser, la forma de vivenciar y los comportamientos son marcadamente faltos de armonía, separándose de forma importante de las normas aceptadas y esperadas de la propia cultura.
  • Afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad, como puede ser la cognición en el sentido de la forma de percibir e interpretar a las personas, las cosas o los acontecimientos; la afectividad y la adecuada respuesta emocional; el control de los impulsos y la satisfacción de los deseos; las relaciones interpersonales etc.
  • El comportamiento anormal es duradero, de larga evolución y no se limita a episodios puntuales.
  • Esta forma de comportamiento es generalizada y claramente rígida y desadaptativa, e interfiere en una amplia gama de situaciones individuales y sociales, pues no se limita a un solo estimulo o a una sola situación.
  • Estas manifestaciones son estables y de larga duración, pues aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.
  • Conlleva también un considerable malestar personal, social o ambos, aunque todo ello puede aparecer solo en etapas avanzadas de su evolución.
  • Se acompaña, aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional o social.

Prevalencia de los trastornos de la personalidad

La importancia de los trastornos de la personalidad no radica solo en su elevada prevalencia, si no por las dificultades de su manejo clínico, el gran consumo de cuidados psiquiátricos que requieren y la dificultad para aportar un tratamiento efectivo.

La tasa de prevalencia de los trastornos de la personalidad en la población general, oscilan entre el 10% y el 15%.

En las poblaciones enfermas la prevalencia es todavía más elevada, lo que resulta lógico, por la evidente relación entre lo que llamamos trastornos de la personalidad y los trastornos mentales por el otro.

¿Cuales son las causas?

La personalidad es la combinación de pensamientos, emociones y conductas que nos hacen únicos. Es el modo en el que ves, comprendes y te relacionas con el mundo exterior, así como el modo en el que te ves a ti mismo. La personalidad se forma durante la infancia y en ella incide la interacción de lo siguiente:

  • Los genes.Es posible que determinados rasgos de la personalidad se transmitan de padres a hijos mediante los genes heredados. A veces, estos rasgos se llaman tu temperamento.
  • El entorno.Esto incluye los alrededores en los que creces, los eventos que tuvieron lugar y las relaciones con familiares y otras personas.

Se piensa que los trastornos de la personalidad son provocados por una combinación de estas influencias genéticas y del entorno. Es posible que los genes te hagan vulnerable a desarrollar un trastorno de la personalidad, y una situación de la vida puede desencadenar el desarrollo de un trastorno de personalidad.

¿Existen factores de riesgo?

Si bien no se conoce la causa precisa de los trastornos de la personalidad, ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o desencadenar estos trastornos, entre ellos, los siguientes:

  • Antecedentes familiares de trastornos de personalidad u otras enfermedades mentales.
  • Vida familiar abusiva, inestable o caótica durante la niñez.
  • Diagnóstico de trastorno de la conducta en la niñez.
  • Variaciones en la química y en la estructura del cerebro.

Influencia de la cultura, edad y el sexo

La valoración de la personalidad debe tener en cuenta los factores étnicos, culturales y sociales del sujeto, pues los trastornos de personalidad no deben confundirse con los problemas de adaptación de personas que provienen de un entorno cultural, religioso o político diferente y que ocurre frecuentemente en la emigración.

Algunos trastornos de personalidad son más frecuentes en varones, como ocurre en el trastorno disocial. Otros como por ejemplo el trastorno limite, el trastorno histriónico o el trastorno por dependencia se presentan más en mujeres,

Por definición un trastorno de personalidad requiere un inicio no posterior al comienzo de la edad adulta, pero pudiera ocurrir que el trastorno no haya tenido una atención clínica hasta edades más avanzadas.

El diagnostico de trastorno de personalidad en un niño o un adolescente es raro y solo se hará cuando los rasgos desadaptativos se mantengan como mínimo un año y tengan una clara tendencia a persistir a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son los trastornos de personalidad más frecuentes?

Es difícil encontrar un trastorno de personalidad único, que describa adecuadamente el funcionamiento alterado de la personalidad del individuo, puesto que muchas personas manifiestan rasgos no limitados a un solo trastorno de personalidad, constituyendo los “Trastornos Mixtos de la Personalidad”.

Los T.P. se reúnen tradicionalmente en tres grupos:

  • A: “raros, extraños, excéntricos, etc. ”
  • B: “dramáticos, teatrales, emocionales, erráticos, etc.”
  • C: “ansiosos, temerosos, etc.”

El T.P. estará definido por un PATRON TIPICO DE COMPORTAMIENTO.

TRASTORNO POR INESTABILIDAD EMOCIONAL IMPULSIVA

PATRON IMPULSIVO

Frecuentes estados de ira que no controla, baja tolerancia a frustración y tendencia actuar sin pensar.

Son frecuentes los trastornos de la conducta alimentaria, el consumo de alcohol o drogas, las autolesiones y las acciones violentas.

TRASTORNO LIMITE

PATRON INESTABLE

Inestabilidad del estado de ánimo, las relaciones interpersonales y la autoimagen.

Notable alteración de la identidad con incertidumbre en la orientación sexual y objetivos a largo plazo, que les conduce a una sensación de vacío y aburrimiento.

Inestabilidad emocional con implicación en relaciones intensas en las que se pasa de la idealización a la devaluación.

Frecuentes reacciones explosivas ante la frustración, amenazas o intentos suicidas, abuso de sustancias.

Estado de ánimo que responde de forma exagerada e impulsiva a nimias situaciones frustrantes.

TRASTORNO PARANOIDE

PATRON SUSPICAZ

Actitud exagerada y persistente de sospecha y desconfianza.

Deseo de estar alejados o distantes de su medio ambiente.

Tendencia injustificada y generalizada a interpretar las acciones de los demás como deliberadamente agresivas o amenazantes (maliciosas), hasta que prueban lo contrario.

Reservados, con tendencia a guardar secretos, se muestran distantes e intrigantes.

Trastorno paranoide

TRASTORNO ESQUIZOIDE

PATRON ASOCIAL

Carácter reservado e introvertido.

Son vistos por los demás como excéntricos, fríos, solitarios.

Se sienten molestos en la interacción humana por lo que se aíslan de la gente, construyendo su vida protegiéndose de toda relación humana intima que ni buscan ni desean.

Marcada restricción emocional que les hace parecer indiferentes (afecto constreñido).

TRASTORNO SADICO

PATRON DE ABUSO

Comportamiento cruel, negativo y agresivo.

Personalidades frías e insensibles a los sentimientos de los demás, que obtienen un gran placer compitiendo y humillando a los otros.

Tienen un temperamento irritable, hostil con deficiente capacidad para compartir sentimientos de ternura y afecto.

TRASTORNO ESQUIZOTIPICO (EXCENTRICO)

PATRON EXCENTRICO

Relaciones interpersonales escasas por su desconfianza, aparte de

Con los familiares de primer grado.

Apariencia, forma de pensar y comportamiento raro, excéntrico o peculiar.

Suspicaces, con ansiedad social muy elevada y afectividad inapropiada o restringida.

Pensamiento y lenguaje raro. Experiencias perceptivas inhabituales.

Trastorno esquizotipico

 

TRASTORNO MASOQUISTA (AUTODESTRUCTIVO)

PATRON AFLIGIDO

Desestimación de experiencias satisfactorias, dejándose arrastrar por situaciones o relaciones que le van a acarrear sufrimiento.

TRASTORNO DESCOMPENSADO

PATRON TERMINAL

Disminución de la conciencia de enfermedad y gran descontrol cognitivo y conductual.

Incapaces de discriminar entre la fantasía y la realidad.

Requieren tratamiento institucional.

TRASTORNO DISOCIAL

PATRON FANFARRON

Sujetos que evidencian una importante falta de control de sus impulsos y una necesidad de recompensa inmediata.

Estilo de vida inestable, rebelde, con ausencia de responsabilidades personales, familiares o de pareja, laborales o sociales.

Autovaloración excesiva y afán de notoriedad.

Frialdad afectiva con indiferencia frente al miedo, el castigo o el dolor ajeno.

Carencia de remordimiento, falta de empatía y actitud de manipulación de los demás.

Hostilidad afectiva con irascibilidad y tendencia a las broncas.

Consumo abusivo de alcohol o drogas.

Trastorno disocial

 

TRASTORNO DEPENDIENTE

PATRON SUMISO

Conducta exageradamente dependiente y sumisa.

Subordinación de sus necesidades a las necesidades de los demás, dejando que otros asuman sus responsabilidades en las principales áreas de su vida.

Con baja autoestima, que esta determinada por el apoyo y ánimo de los demás.

Con constantes sentimientos de indefensión que les hacen buscar constantemente el apoyo y la seguridad.

TRASTORNO INMADURO

PATRON INFANTIL

Presentan un retraso en el manejo de sus emociones actuando de una forma infantil.

TRASTORNO HISTRIONICO

PATRON GREGARIO

Comportamiento tendente a la búsqueda de atención exagerada.

Hiperemocionalidad e impulsividad.

Infantilismo en las relaciones interpersonales, con sexualización de de las relaciones.

Actitudes de seducción, competitividad y exhibicionismo con implicaciones sexuales.

Trastorno histrionico

TRASTORNO NARCISISTA

PATRON EGOLATRA

Fantasías o conductas grandiosas, que se acompañan de necesidad de admiración, falta de empatía e hipersensibilidad a la evaluación de los demás.

Autoestima hipersensible a la crítica o la derrota con sentimientos de intensa humillación.

Incapacidad de mantener relaciones satisfactorias y duraderas, con tendencia a la explotación de los demás.

Comportamiento arrogante, jactancioso y egocéntrico.

TRASTORNO EVITATIVO (ANSIOSO)

PATRON DE REPLIEGE

Malestar, temor y ansiedad en las situaciones sociales, por miedo a ser rechazados o juzgados negativamente.

Actitud persistente de rechazo a establecer relaciones con los demás, a pesar de que poseen un fuerte deseo de mantener estas relaciones.

Baja confianza en si mismos, pobre autoimagen e intensa preocupación por sí mismos.

Gran tensión emocional y alto malestar en el contexto social.

TRASTORNO OBSESIVO

PATRON DE CONFORMISMO

Presencia continua de dudas, comprobaciones, precauciones etc., que se acompañan de un carácter rígido, obstinado y cauto.

Trastorno obsesivo

TRASTORNO NEGATIVISTA (PASIVO – AGRESIVO)

PATRON VACILANTE

Resistencia pasiva a las demandas de rendimiento profesional o social que se le hacen.

TRASTORNO DEPRESIVO

PATRON DE RENDICION

Estas personalidades depresivas, presentan un estado constante de sentimientos de vulnerabilidad y desprotección, con objeto de ser cuidados.

Plantean un estilo cognitivo pesimista, con intensos sentimientos de inutilidad y culpa.

Caviladores y muy preocupados, presentan una tristeza habitual y arraigada, con un estado de ánimo afligido e infeliz.

Instrumentos de Evaluación

Los instrumentos para la evaluación de los trastornos de personalidad, se dividen clásicamente en 4 categorías:

  • LISTAS DE SINTOMAS

Millon Personality Diagnostic Checklist

  • TECNICAS PROYECTIVAS

Permite acceder a los aspectos más inconscientes de la personalidad.

Test de Rorschard, Test TAT.

  • CUESTIONARIOS AUTOADMINISTRADOS

Cuestionario Clínico Multiaxial de Millon (MCM-III)

Minnesota Multiphasic Personality Inventory (MMPI)

  • ENTREVISTAS ESTRUCTURADAS

Pueden ser:

    • Entrevistas diagnosticas para un único trastorno
    • Cuestionarios multitrastorno y multirasgo.

¿Cómo tratar un trastorno de la personalidad?

Psicoterapia

Los trastornos de personalidad se tratan con psicoterapia, que incluye psicoterapia individual y terapia de grupo.

Es más probable que la terapia sea eficaz cuando las personas afectadas tienen un grado de angustia y sufrimiento que les han hecho buscar tratamiento y están motivadas para cambiar.

Los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de impulsividad, depresión y ansiedad, y pueden ayudar a controlar ciertos rasgos de la personalidad, como la agresividad. Sin embargo, los medicamentos no pueden curar un trastorno de personalidad.

Los trastornos de la personalidad pueden ser especialmente difíciles de tratar, por lo que es importante elegir un terapeuta con experiencia en la psicoterapia de este tipo de trastornos.

Principios generales del tratamiento

Aunque el tratamiento específico difiere en función del tipo de trastorno de la personalidad de que se trate, en general intenta, podemos hablar de uno PRINCIPIOS GENERALES DE PSICOTERAPIA:

  • Reducir la angustia al establecer un encuadre de tratamiento suficientemente contenedor, ayudándole a identificarlas causas de su angustia.
  • Ayudar al paciente a entender que sus problemas son internos (no causados por otras personas o situaciones), llevándolos a la comprensión de que su comportamiento es un problema, pues la mayoría de las veces los rasgos de su carácter son vivenciados como egosintónicos (placenteros). La fase inicial del tratamiento tiene como objeto, convertir los rasgos de carácter en egodistónicos (displacenteros).
  • Limitar una conducta de mala adaptación y socialmente indeseable. Si el paciente adopta comportamientos extremos, por ejemplo, si es imprudente, se aísla socialmente, tiene ataques de ira, o son autodestructivos etc. puede necesitar tratamiento en un hospital de día o en una institución cerrada.
  • Modificar los rasgos de la personalidad problemáticos (como la dependencia, la desconfianza, la arrogancia y la manipulación) lleva mucho tiempo. La clave para modificar estos rasgos es la PSICOTERAPIA INDIVIDUAL DE COMPRENSION PSICODINAMICA.

La psicoterapia individual de orientación psicodinámica puede ayudar al paciente a entender cómo su trastorno de la personalidad se relaciona con los problemas intrapsíquicos. El abordaje del mundo emocional infantil y del inconsciente del paciente constituirá el eje central de ESTA necesaria “psicoterapia profunda”.

Trato trastorno personalidad

Tratamiento psicofarmacológico

La impulsividad caracterial, rasgo esencial de muchos trastornos, la inestabilidad afectiva y los estados de ansiedad, son los principales rasgos que pueden beneficiarse de los tratamientos psicofarmacológicos.

Sintomas
PSICOFÁRMACO
IMPULSIVIDAD CARACTERIAL
  • INHIBIDORES RECAPTACION DE SEROTONINA (IRS)
  • SALES DE LITIO
  • ANTICONVULSIVANTES
INESTABILIDAD AFECTIVA
  • ANTIDEPRESIVOS TRICICLICOS
  • IRS
ANSIEDAD
ALTERACIONES COGNITIVAS Y PERCEPTIVAS
  • ANTIPSICOTICOS
Salir de la versión móvil